QUÉ VER EN EL NORESTE DE BRASIL, NATAL Y PIPA

QUÉ VER EN EL NORESTE DE BRASIL, NATAL Y PIPA
30 noviembre, 2018 Karmen Salas
In AMÉRICA

Visitar Brasil es algo que siempre he tenido en mi mente, pero elegir Natal como destino no era algo que entrase en mis planes aunque al final no se por qué acabé allí. Huyo un poco de los tours estrellas que te ofrecen en las agencias de viajes y éste era uno de ellos dentro de este país.

Natal es la capital del estado de Río Grande del Norte en el noreste del país, uno de los lugares más populares de esta zona. Yo lo hice por mi cuenta y he de reconocer que en un principio tampoco me atraía mucho el destino pero bueno me embarqué en este viaje para descubrir que tenía este lugar para sorprenderme. La naturaleza del país es increíble, los cocoteros están por todos lados y las interminables playas desérticas con acantilados son un punto a favor que tiene esta zona del país.

Natal en si como ciudad tampoco es que me atrajera mucho pero bueno estábamos ahí para visitar otros lugares y vivir un poco la aventura en las grandes dunas costeras de Genipabú, visita obligada para los turistas que visitan este estado.

Para ir a las dunas de Genipabú contratamos un tour en buggy. Las dunas son extensísimas y están en plena costa de Natal, los fuertes vientos hacen que el paisaje vaya cambiando constantemente. Si quieres hacer el trayecto por la playa a parte de las dunas es aconsejable madrugar puesto que al atardecer suben las mareas y es bastante frenético ir por esas playas desérticas a toda velocidad montada en un buggy.

Para los que tengan un poco de vértigo igual es desaconsejable porque en muchas de las dunas que son bastante empinadas al bajarlas puede dar un poco de vértigo y sinceramente no la bajan con mucho tacto, todo lo contrario, intentan meterte en la aventura al máximo y lo consiguen. Normalmente te preguntan si la excursión la quieres con mucha emoción o con poca emoción así que dependiendo de lo aventurero que te sientas así deberás contestarle.

 

Un consejo, si le vas a dar emoción a la excursión agárrate a las barras de seguridad que tiene el buggy porque si no podrás salir disparado.

Durante el recorrido por las dunas hacen algunas paradas para tomar fotografías y hacer algunas actividades divertidas como tirarte en tirolina o ir a un lago a comer donde las mesas están introducidas en el agua llena de pececillos pequeños que se te acercan a picotear los pies. También te paran en la cima de una duna donde te tiras en un plástico hasta caer a una laguna, muy divertido la verdad.

En Natal también puedes visitar la playa de Punta Negra y la Praia dos Artistas. Por las playa es típico que vayan los carritos para comprar caipiriñas, piña colada, cocos con agua y más cócteles. A parte hay algunos con parrillas con comida y otros con ropa. Las playas de Natal son ideales para hacer surf porque generalmente hace mucho viento. Es una zona costera por donde podrás comer langosta y camarones por todos lados bastante barato. El lugar donde encontrarás más ambiente es la zona de Ponta Negra ya que tiene chiringuitos al lado de la playa.

 

PIPA

Pipa es una de las playas más bonitas de Brasil. Descubierta por surfistas en los años 80, la playa de Pipa cuenta a su vez con varias arenas para recorrer: Praia do Amor, que se caracteriza por tener aguas tibias y la Bahía dos Golfinhos o Bahía de los Delfines que es una de las mayores atracciones de Pipa. Muy cerca de la playa se pueden observar a los delfines nadando y en busca de los peces que circundan la costa.  Esta es una de las playas que más me gustaron porque te bañarás con ellos alrededor, se acercan tanto a la orillas que prácticamente los tienes al lado, una pasada en realidad.


Otra playa muy conocida en Pipa es la Praia das Minas, una de las más extensas de la zona e ideal para realizar caminatas. También es la preferida para quienes desean observar la fauna del lugar por las miles de tortugas marinas, las protagonistas del lugar por excelencia.

Llegamos a este pueblito ya que tenía muy buena fama de surfistas y fiesta a parte de ser uno de los lugares más pintorescos de la zona. La verdad es que era un sitio muy acogedor donde me sentí bastante bien pero donde creo que pasé demasiados días.

El pueblo durante la semana es bastante tranquilo pero los fines de semana se ambienta muchísimo más, yo al estar más de 10 días allí me dio tiempo a saborearlo todo, pero no recomiendo que se vaya tanto tiempo porque es un lugar pequeño que puedes ver en un día o en todo caso un fin de semana para visitar varias playas.

Las playas de Pipa eran una verdadera pasada, lo único que yo fui en Julio y no paraba de llover, muy mala suerte que tuve. Si estás en Pipa no puedes dejar de comprarte las chanclas hawaianas auténticas, son baratas, unos 4 € y de todos los modelos que te puedas imaginar y por todas las tiendas. Yo me traje 4 pares para mi y chanclas para todo el mundo. Los bikinis brasileños los encontrarás por la playa porque la gente los va vendiendo, yo también me compré como 3 de estos a 5€ cada uno lo único malo es que son demasiado minis pero son de buena calidad.

Me hubiese gustado conocer más lugares del país pero las circunstancias hicieron que la mayor parte de nuestro viaje lo pasáramos allí.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*