VIAJAR SOLA: MIS MIEDOS ANTES DE HACER UN VIAJE EN SOLITARIO

VIAJAR SOLA: MIS MIEDOS ANTES DE HACER UN VIAJE EN SOLITARIO
25 junio, 2017 Karmen Salas
In EXPERIENCIAS VIAJERAS

VIAJAR SOLA: MIEDOS ANTES DE HACER UN VIAJE EN SOLITARIO

Cuento mi historia en presente, paso a paso lo que voy viviendo y sintiendo para que nada se me pase de aquí a que me marche que aun falta poco más de un mes. Cuando estéis leyendo este post acabaré de partir mi viaje en solitario.

Con este post lo único que pretendo es animar a las personas que quieran vivir esta experiencia y viajar sol@s. Quiero expresaros todas las sensaciones que voy teniendo. Así podréis ver que temores tenemos tod@s, sobre todo en el caso de las mujeres que aun se incrementan más. Tod@s necesitamos tener la suficiente fortaleza para vencer los miedos que nos invaden y no dejar que nos venzan y nos destruyan nuestros sueños.

Siempre pensé que cuando algo lo deseas tanto no hay miedo que lo repare. A mi el miedo era algo que inundaba mi mente cada vez que se me venía a la cabeza la idea de viajar sola. El temible miedo…ese que me hacía dar un paso atrás cuando intentaba cumplir mi sueño, cuando intentaba decidirme por algo que se que me enriquecerá enormemente, ese miedo que tengo ahora, en este momento en el que tengo la idea de viajar sola. Esa sensación que me invade y que siempre está ahí, que no se como vencerlo realmente, aunque una y otra vez me repita que el miedo no va a poder conmigo.

Mi viaje a Bali

Mi viaje a Bali

Mi decisión de viajar sola no es precisamente porque no tenga con quien, es por decisión propia, por marcarme retos, por vivir experiencias diferentes y aventurarme a lo que el viaje me vaya dando. Como viajera que me siento, necesito hacerlo de formas diferentes y no siempre con el mismo patrón, amigos, pareja o familia. También es muy divertido hacerlo sola o quizás con un grupo que no conozcas. Todo es probar y saber que no solo hay dos o tres formas de viajar.

Al igual que a mi, si te ronda en la cabeza la idea de viajar sol@, también tendrás muchas preguntas y temores que bombardean la mente continuamente. Te voy a contar las que en mi mente aparecen porque seguro que son iguales que las tuyas.

Qué hago sola tanto tiempo?

Me pasará algo?

A ver si no voy a saber comunicarme bien con la gente?

Me sentiré sola?

Me perderé?

Bueno y un largo etcétera, porque precisamente cuando se sienten temores se te ocurren preguntas que jamás se te ocurrirían.

Lo peor de este tipo de temores es que te bloqueen. Yo hablo de estos temores con mis amigos y empiezo a nadar en un mar de dudas en el que comienzo hacerle a ellos un cuestionario en el que normalmente tengo clara cual es la respuesta QUIERO VIAJAR SOLA.

Y ahora empiezo a preguntarle a mis amigos:

Me pasará algo?

Crees que es una decisión correcta?

Crees que seré capaz?

Se lo comento a fulanito que me ha dicho que quiere viajar conmigo?

Y yo aun sigo con la absurda duda de decirle pues vente conmigo que no me atrevo hacerlo sola. Todas estas preguntas al final se quedan en nada porque yo sigo con mi palpito de que tengo que viajar sola.

Pues así llevo como un mes, dándole vueltas a mi cabeza desde que me apareció el pensamiento de querer viajar sola.

Todas las decisiones importantes en nuestra vida son difíciles de tomar y esta no va a ser menos. Los miedos que te empiezan a invadir mientras que decides hacerlo, y piensas cual es el lugar idóneo para ti para emprender esa aventura son normales, únicamente tienes que intentar apartarlos un poco de tu mente.

No está de más que vayas con un poco de miedo, porque esto hará que estés en alerta y que no confíes demasiado, pero una vez que te habitúas al lugar pienso que esos temores deben desaparecer.

Mi viaje a Indonesia

El día que decides comprarte el billete de avión, de repente todo cambia y empiezan a desaparecer los temores cuando le doy a comprar vuelo. A partir de ese instante mis temores han empezado a desaparecer, no me digas por qué me siento tan aliviada!! Ni siquiera yo lo sé, pero es una sensación bastante gratificante en la que ya los miedos empiezan a ocupar solo una milésima parte de mi mente.

No se si volverán aparecer con fuerzas cuando me cuelgue la mochila, os lo iré contando. Lo que si se es que ahora me siento sin temor y veo el viaje de otra forma. Me siento más segura porque pienso que el miedo no ha podido conmigo, que ya está la decisión completamente tomada y formalizada, ya no hay marcha atrás. Ahora mis pensamientos, los que tengo in situ son de que voy a saber manejarme bien, de que tengo la suficiente capacidad de poder salvar  situaciones que se crean durante mi viaje, que voy a conocer a mucha gente y no voy a sentirme sola, porque cuando esté sola voy a disfrutar de mis momentos de soledad y cuando esté con gente disfrutaré de mi compañía.

Para mi el hecho de haberme comprado el billete y vencer ese miedo me ha dado ya una sensación de seguridad increíble, así que no quiero imaginarme lo que sentiré cuando se vaya produciendo mi viaje y vaya superando mis ya pequeños miedos y mis retos poco a poco.

Ahora a poco más de dos semanas para irme, para emprender mi aventura, estoy en el momento de empaparme toda la información lo mejor posible, porque se que viajar sola implica tener bastantes conocimiento del lugar que voy a visitar y tener ciertas precauciones también. Poco a poco voy ajustando cosas, viendo por qué sitios moverme, y aunque no quiero llevar un viaje completamente cerrado si que antes de ir miro las opciones por internet que tengo de alojamiento y cuales son los barrios más concurridos en los que pasar las noches.

Otras de las cosas que son importantes para mi son los transportes públicos, se que lo mejor es coger autobuses nocturnos para no perder tanto tiempo durante el día en los trayectos, pero por ahora no me siento segura para llegar a una ciudad nueva de noche y sola, al menos al principio porque aun no me siento familiarizada con el país. Hay ciertas precauciones que si quiero tomar y una de ellas es llegar a las ciudades durante el día para no sentirme desorientada. Por la noche se ven las cosas de diferente manera sobre todo si eres mujer y vas sola.

En este momento en el que me encuentro sigo con mucha ilusión, mis temores desaparecieron aunque de vez en cuando aparecen de una leve forma, pero ya me pueden las ganas de estar allí y comenzar mi aventura. Por otro lado  hay veces que pienso que una vez que este allí seguro que en algún momento se me vendrá la pregunta estrella a mi cabeza y pensaré, que hago yo aquí sola. Pero eso para mi ahora mismo es lo de menos porque solo está en mi pensamiento. Mis ganas de viajar son tan fuertes que solo pienso en vivir mi aventura y en que si realmente me va mal solo tengo que coger un vuelo de vuelta, aunque espero que esa opción ni por asomo aparezca en mi viaje.

Mi viaje a Borneo

Mi viaje a Borneo

Sinceramente aunque haya cosas que si que las deje muy atadas como los vuelos internos por ejemplo, no del todo cierro mi viaje ya que quiero fluir un poco con lo que me vaya dando el viaje en si.

Ahora mismo a dos días de emprender mi viaje me siento llena de fuerzas para comenzar mi aventura. Con muchas ganas, mucha ilusión y con la certeza de saber que he tomado la decisión correcta y que al final conseguí vencer mis miedos y vivir mi aventura.

Estoy deseando colgarme la mochila y ponerme andar. Sentir que consigo mis retos y que podré con los contratiempos que aparezcan en el camino.

AHORA MISMO SÉ QUE DESPUÉS DE ESTE VIAJE ALGO DENTRO DE MI HABRÁ CAMBIADO.

Puedes seguir mi viaje en mis redes sociales:

INSTAGRAM: un_mundo_alrededor

FAN PAGE: @unmundoatualrededor

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*