LAPONIA, VISITANDO A PAPA NOEL

LAPONIA, VISITANDO A PAPA NOEL
3 abril, 2016 Karmen Salas
In EUROPA, FINLANDIA

LAPONIA  FINLANDESA,  SANTA  CLAUS

Mi viaje a Laponia surgió un poco de imprevisto, más bien fue idea de mi hermana que tenía ganas de ver a Santa Claus y siempre le han dado muy buenas referencias sobre este destino. A mí jamás se me habría ocurrido ir a un lugar donde las temperaturas en pleno invierno oscilan entre los -20º y -30º bajo cero ya que soy una persona muy friolera y siendo del sur de España donde en verano las temperaturas que soportamos oscilan entre los 35º y 45º.

De todos los lugares que visité en el mundo y aunque aún me quedan muchos más, éste en particular fue muy diferente a todo lo vivido en cualquier otro. Aquí llegué a sentir el Síndrome de Stendhal que más tarde os contaré.

Para quienes tengáis pensamiento de hacer un viaje así, a pesar de las bajas temperaturas seguiría recomendando que se hiciera en invierno, es una estación idónea para descubrir su esencia, y me refiero a su esencia cuando todo lo que te rodea y alcanza la vista es de color blanco; cielo, naturaleza y tierra. Siempre tienes la sensación de estar metida en una burbuja blanca, como si de un cuento de hadas se tratara. A mi que me gusta vivir experiencias nuevas, ésta precisamente iba a ser una de ellas, tener la sensación de estar en un lugar con temperaturas extremas.

Rovaniemi, Finlandia

Rovaniemi, Finlandia

Yo personalmente lo busqué todo por internet, los vuelos y el alojamiento en el centro de Rovaniemi por airbnb. Las excursiones las contraté allí directamente sin ningún problema, lo busqué todo por mi cuenta, pero ya depende de las comodidades que cada uno quiera tener entre buscar las cosas o que te las busquen.

Mi llegada a Finlandia fué por Helsinki y de allí cogimos un vuelo a Rovaniemi donde íbamos a pasar cuatro días. Como es normal en el avión no puedes ir tan abrigada para soportar las temperaturas de Rovaniemi ya que la diferencia de temperatura entre Helsinki y Rovaniemi es de -20º más o menos. Nosotros lo que hicimos es que una vez que aterrizamos en Rovaniemi empezamos a enfundarnos la ropa para estar preparada para salir del aeropuerto. La primera impresión impacta porque es todo tan blanco que es algo que no llegas a creerte y si que hace frío por supuesto pero te abrigas y se acabó el frío.

Rovaniemi, Finlandia

Rovaniemi, Finlandia

Si te digo la verdad desde el tobillo hasta el cuello jamás pase frío, pero las manos y los pies era algo que no podría explicar. Ni que decir tiene que la ropa térmica es fundamental, yo aparte llevaba dos guantes, uno normal y otro de nieve, los dos puestos y las manos seguían sin calentarse y en los pies pues como tres pares de calcetines térmicos más mis botas térmicas, a pesar del frío merece la pena todo lo que ví.

Una vez que sales del aeropuerto es mejor que cojas un taxi porque hay un bus que es el numero 8 que te lleva a la ciudad pero tiene unos horarios estipulados y o lo preguntas dentro del aeropuerto para saber a que hora pasa por allí o coges un taxi. El autobús tiene unos horarios porque debido a las bajas temperaturas la gente no puede estar en la parada esperando el bus.

La vida en la ciudad es prácticamente nula, la gente se mueve para hacer lo preciso y a partir de las 4 de la tarde es una ciudad fantasma. Yo andaba por una de las calles centrales de Rovaniemi en un horario normal, 12 de la mañana y podría haber no más de 10 personas en toda la calle. En fin es algo que llama la atención.

En Rovaniemi teníamos planteada varias excursiones, así que el primer día decidimos acercarnos a una de las agencias que organizan estas excursiones para contratarlo todo y visitar la ciudad. Las agencias más importantes las puedes encontrar en la calle principal que se llama Koskikatu, no tiene pérdida porque es donde se encuentra también el Hotel Santa Claus, por internet también es fácil dar con ellas. Nosotras queríamos ir a la Villa de Santa Claus, que esto no hace falta contratarlo, puedes ir tu solo en el bus y la visita a la casa es gratuita, también queríamos ver las auroras boreales, montar en trineo con huskys y en moto de nieve, así que estas tres últimas si que las tuvimos que contratar. Nosotros hicimos las excursiones con Lapland Safaris, pero hay muchas más.

Al día siguiente decidimos que lo primero que íbamos hacer era ir a la Villa de Santa Claus, así que nos levantamos temprano y fuimos a la parada del autobús numero 8, que hay una que está en la calle principal Koskikatu justo delante de la agencia Lampang Safari y en 15 minutos estábamos en la villa. Allí la verdad es que nos sentimos como niños, me encantó la sensación ya que nosotras íbamos con mi sobrina y nos metimos todas en el papel de niños.

Villa de Santa Claus

Villa de Santa Claus

En la Villa de Santa Claus puedes montar en trineo con renos que cuesta unos 30€, bastante caro para lo que dura y los renos van muy despacio. Dándote una vuelta por el poblado los verás, están justo detrás de la casa donde se encuentra Santa Claus. Si realmente vas hacer lo del trineo con huskys que es más divertido, en realidad lo de los renos no merece mucho la pena, sería más bien porque te haga ilusión.

Renos de la Villa de Santa Claus

Renos de la Villa de Santa Claus

La villa cierra a las 5 de la tarde, así que allí echas todo el día, mientras que ves los souvenirs, entras a ver a Santa Claus, ves los renos, te tomas un chocolate caliente y vas a la post office. Nosotras nos quedamos allí casi todo el día hasta que cerraron, por lo que no planificamos más que eso porque cuando son las 5 de la tarde lo que te entran ganas es de irte a casa a descansar y estar calentito. Cuando entras en la sala donde está Santa Claus está prohibido sacar fotos y videos ya que ellos te la hacen y te cobran por ella. Una fotografía en tamaño grande te viene a costar 30€ y si le sumas el video sube un poco más, la foto si te la dan al momento pero el video no. En la villa hay una post office donde puedes mandar cartas a familiares desde allí con el sello de Santa Claus. En Rovaniemi justo en la Villa de Santa Claus se encuentra la linea imaginaria del Circulo Polar Ártico, si no hay nieve la verás en el suelo y si todo está cubierto de nieve verás una línea azul mirando hacia el cielo. En fin…fue un día muy bonito en el que disfrutamos como niñas y con mucha ilusión, ahora tocaba descansar y prepararnos para el siguiente día.

Post Office de la Villa de Santa Claus

Post Office de la Villa de Santa Claus

Nuestra próxima aventura era ver las auroras boreales, teníamos mucha ilusión porque siempre te quedas con la incertidumbre de si las verás o no ya que es algo imprevisible, pero bueno hay que arriesgar. Así que contratamos una excursión con una agencia con la que estaba todo super bien organizado. Allí las bajas temperaturas obligan a ponerte ropa térmica más preparada de la que nosotros podemos llevar y estas agencias te proporcionan todo tipo de vestuario para que puedas hacer estas excursiones sin que pases tanto frío.

Vestuario para ver las auroras boreales

Vestuario para ver las auroras boreales

También te proporcionaban unas botas y calcetines especiales, pero te puedo asegurar que en los pies ni con esas botas se te cortaba el frío.

Botas térmicas para hacer las excursiones

Botas térmicas para hacer las excursiones

Después de enfundarnos con todo esto, llegamos al lugar donde íbamos a ver las auroras boreales, a unos 50 minutos en autobús de Rovaniemi. Nos llevaron a un lugar donde había un lago helado en medio de un bosque. Fue espectacular ver como aparecían las luces en el cielo y por fín ver las auroras boreales que era uno de nuestros objetivos en este viaje.

Auroras boreales

Auroras boreales

Reconozco que fue emocionante, pero también duro ya que en ese momento ahí soportamos temperaturas de -40º y aunque había un lugar donde más o menos podías refugiarte y con una candela encendida, teníamos que estar continuamente tomando té hirviendo para calentar las manos alrededor del vaso y el cuerpo, aunque ya lo de los pies no tenía solución y se congelaban.

La mayoría de las personas veían algunas de las auroras y se subían a la cabaña porque no podían soportar el frío pero mi hermana, yo y un grupo de chicas japonesas aguantamos como pudimos la hora y media que nos dejaban estar allí. No queríamos perdernos nada aunque reconozco que nos entró un poco de hipotermia y cuando subimos a la cabaña empezamos con muchos temblores en el cuerpo y unos síntomas de descoordinación muy evidentes, los cuales tardaron como unos 20 minutos en desaparecer hasta que nuestro cuerpo empezó de nuevo a entrar en calor, sinceramente no podíamos ni hablar. Pero aún así mereció la pena. Así quedó mi cámara después de someterla a estas bajas temperaturas, congelada!

2016-01-20 23.53.00 copia

Nuestra siguiente escapada iba a ser mucho más aventurera, íbamos a pasear en trineos con huskys. Esto era algo que nos hacía realmente ilusión, bueno en realidad todo lo que haces en Rovaniemi te hace ilusión hacerlo porque siempre tienes sensaciones nuevas y maravillosas. Para mí, conducir un trineo con seis huskys era algo impensable, me encanta la aventura y eso era una aventura extraordinaria. Llegamos temprano a la granja y allí estaban todos los trineos preparados para nosotros. Los perros estaban muy excitados, se les veía con mucha energía y con ganas de salir a correr, así que después de una breve explicación de como conducir un trineo nos montamos super ilusionadas mi hermana y yo en el trineo. Madre mía ¡ que sensación ! puf…no puedo explicarlo porque nunca me imaginé en ese momento, pero es tan increíble ir ahí montada y conduciendo el trineo que íbamos realmente emocionadas.

Paseo en trineo con huskys

Paseo en trineo con huskys

Hay sensaciones que no se pueden explicar…hay que vivirlas y ésta es una de ellas. Los paisajes eran increíbles y la velocidad a la que iban también, corrían muchísimo.

Sabéis como es la sensación de helarte de frío, bueno aquí realmente tampoco tuve esa sensación con la emoción que teníamos, pero si que se me congelaron las pestañas literalmente, me cogía los cubitos de hielo de ellas porque no me dejaban ver.

Soportando las bajas temperaturas

Soportando las bajas temperaturas

Después de pasar una hora y media paseando con el trineo a través de un bosque, estuvimos en una granja con estos maravillosos perros. A mi me encantan los huskys y tienen miradas que te dejan completamente hipnotizada.

Granja de huskys

Granja de huskys

El tiempo que nos quedamos en la granja fue corto para mi gusto, pero bueno al menos estuvimos un rato más disfrutando de ellos. La verdad es que a todo el mundo le recomendaría una experiencia como esta.

Nuestro último día lo quisimos disfrutar dando un gran paseo en moto de nieve, otra nueva experiencia para mí, pues jamás me había montado en una. En esta excursión fue cuando experimenté el Síndrome de Stendhal. Tras una breve explicación de como manejar la moto, empezamos la travesía por en medio de un río helado. Yo iba sola conduciendo mi moto, una experiencia increíble y nada más salir meternos en ese río helado empecé a emocionarme de una manera inimaginable. Miraba a mi alrededor y era tal belleza la que veían mis ojos que me empecé a emocionar cada vez más y más, era una sensación que se me iba, que no controlaba, hasta que empece a llorar de la emoción, de estar ahí, de estar viendo tanta belleza a mi alrededor, todo blanco, árboles completamente congelados que parecían de cristal, era algo increíble y nunca de todos los lugares que he visitado he llegado a tener esta sensación tan grande. Esta excursión duro dos horas que se me pasaron en nada y disfrutaba cada segundo que pasaba encima de la moto.

Excursión en moto de nieve

Excursión en moto de nieve

Aquí os dejo un trailer que hice de nuestro viaje a Laponia donde la aventura y las sensaciones vividas fueron el plato más fuerte. Un viaje muy muy recomendable, espero que os guste.

 

 

 

 

 

 

Comments (0)

  1. monicaconde365 2 años hace

    Un viaje increíble! ! No se si lo haría pero me ha encantado el relato. Bss

  2. Jessica Campos 12 meses hace

    Hermoso..

Pingbacks

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*